Narrador, animador de programas de televisión y radio, publicista, corredor de autos de carrera y político venezolano, considerado por muchos como el mejor animador de la historia de la televisión venezolana, fue un pionero en muchos aspectos de la publicidad, la comunicación social y la producción televisiva en Venezuela. Hablamos de Rinaldo Ottolina, mejor conocido como Renny Ottolina.

Al conmemorarse 40 años de su partida, Renny sigue siendo referencia en la historia contemporánea de Venezuela, tanto en el ámbito comunicacional como político. El amor por su patria lo llevó a presentar “micros” de información y concienciación para enseñar a ser mejores ciudadanos. Con su último programa, “Venezuela despierta”, Renny lograba penetrar a su público emitiendo un llamado ante la corrupción administrativa y las mentiras de los políticos que, desde su visión, desangraban al país malgastando el tesoro nacional.

Renny Ottolina fue hijo de un emigrante italiano, llamado Francisco “Pancho” Ottolina. La mayor parte de su infancia transcurrió en Caracas a donde se mudó en 1934 junto con su abuela. Estudió sucesivamente en varias instituciones, no por su bajo rendimiento escolar, sino por su tendencia al trato a veces irreverente con los profesores. Desde su juventud, participó activamente en las actividades culturales de las instituciones donde cursó estudios. El escritor Carlos Alarico Gómez en su libro acerca de Renny Ottolina, cuenta una anécdota según la cual, un día, decidió pasearse por una plaza con varias fotos de él reproducidas, decidió venderlas a las personas que pasaban a su alrededor diciendo que algún día lo recordarían, pues él sería famoso.

El 16 de marzo de 1978 mientras viajaba a una reunión de empresarios que iba a realizarse en Porlamar, Isla de Margarita, la avioneta Cessna 310 piloteada por el abogado y piloto aéreo Carlos Olavarría y en donde viajaban además su Jefe de Campaña Ciro Medina, Luis Duque y César Oropeza, se estrella en las inmediaciones del Pico Naiguatá, incidente en el cual fallecieron todos los ocupantes de esta.

Ottolina tuvo la capacidad de establecer una serie de frases que con el pasar de los años no perdería vigencia alguna, aquí te dejamos una de ellas, si bien es cierto su visión de país era uno utopía para algunos, fue sencillamente una visión de futuro. “No se puede hacer un país ni a realazos, ni a decretos. Un país se construye buscando cambios de actitud”.

Por: J.R.M.

Fuentes  https://en.wikipedia.org/wiki/Renny_Ottolina

A %d blogueros les gusta esto: