Un día como hoy pero en 1991, Tobías Lasser crea la Fundación Instituto Jardín Botánico, una institución sin fines de lucro “cuyo principal objetivo es coordinar, promover y fomentar las actividades relacionadas con la investigación botánica venezolana”. A su vez, custodia a tres patrimonios expuestos por la Biblioteca Henri Pittier, el Herbario Nacional de Venezuela y el Jardín Botánico de Caracas, que, junto con la Ciudad Universitaria, es Patrimonio Cultural de la Humanidad (UNESCO 2000).

En Venezuela, los Jardines Botánicos se constituyeron a partir de 1940, con la orientación de conservar distintas especies vegetales. Actualmente, el país cuenta con una variedad de jardines afines: Jardín Botánico Baltasar Trujillo en el estado Aragua, Jardín Xerofítico León Croizat en el estado Falcón, Jardín Botánico del Orinoco en el estado Bolívar y Jardín Botánico de Mérida en el estado Mérida, son algunos de ellos.

En Caracas, el Jardín Botánico representa un museo vegetal, en el cual hay unas 200.000 plantas autóctonas y exóticas aproximadamente. Nacional e internacionalmente, es el punto de referencia en cuanto al estudio de la diversidad vegetal en Venezuela.

El Jardín Botánico de la UCV se encuentra ubicado en los alrededores de la Universidad Central de Venezuela, justo antes de la entrada de la casa de estudios, por la Plaza Venezuela. La mayoría de los caraqueños saben de la existencia de este lugar, pero pocos lo han visitado, cuenta con un estacionamiento y la entrada es de costo accesible.

Desde el comienzo del paseo, se observa al lado del estacionamiento una de las tres lagunas con las que cuenta el jardín, las mismas contienen diversas plantas acuáticas dentro de su ecosistema. Hacia el otro extremo, se encuentra la Laguna Venezuela, su nombre se debe a la forma peculiar que tiene del mapa de Venezuela y al igual que la anterior, contiene plantas acuáticas fascinantes que lo convierten en un paraíso flotante.

Dentro de las maravillas de este pulmón verde, hay un pequeño sendero que permite apreciar los distintos procesos que se desarrollan en ese ambiente. El Jardín Botánico es un lugar ideal para descansar, leer, meditar, trotar, capturar hermosas fotografías, practicar algún tipo de arte o actividad afín, siempre recordando mantener la preservación de nuestros espacios.

Si aún no has visitado este lugar, anímate. ¡No te arrepentirás!

Por: AMDV.

 

 

 

 

Fuente: https://www.el-carabobeno.com/fundacion-jardin-botanico/

A %d blogueros les gusta esto: