Trabajo en Equipo.

El ser humano es por naturaleza un ser social y por ende trabajar en equipo resulta una práctica inherente a su condición. Sin embargo, pareciera que en muchas ocasiones nos resulta difícil confiar en el otro para llevar a cabo diversas tareas del día a día y terminamos cargándonos de trabajo al tener el afán de hacer todo por nuestra cuenta, dejando de lado a nuestros compañeros.

En la actualidad las empresas se enfrentan al gran reto de fomentar el recurso del trabajo en equipo como una manera de alcanzar el éxito, garantizar su supervivencia y mantener las buenas energías dentro del entorno laboral. Hay quienes dicen que cuantos más integrantes de una organización se sumen a un objetivo común, mejores serán los resultados; y no se equivocan, ya que, al tener un capital humano extenso, las posibilidades de visualizar las situaciones desde otras perspectivas y crear estrategias diversas y productivas, aumentan.

Si bien el trabajo en equipo no es la única forma de desempeño en los ámbitos profesionales, sí es la que hasta el momento ha dado mejores resultados. A continuación, te resaltamos la importancia de rescatar el trabajo en equipo dentro de tu organización. 

Más logran más. Los conocimientos individuales tienen un mayor impacto cuando se suman a otros. Un solo talento, por excepcional que sea, no tiene el mismo impacto que el de un equipo sólido, con dinámicas y objetivos claros y sus roles bien definidos. 

Crea estructuras más flexibles y participativas. Se ha demostrado que las empresas que implementan métodos de trabajo en equipo dependen menos de las jerarquías, logran que sus integrantes sean cada vez más proactivos y los valores como la solidaridad, la colaboración mutua y el sentido de pertenencia hacia el grupo y la empresa se hacen más fuertes.

Las responsabilidades se refuerzan. Al contrario de lo que muchos creen que al formar parte de un equipo las responsabilidades desaparecen, la verdad es que se refuerzan, ya que cada miembro del equipo asume un rol que debe cumplir ante los demás.    

La persona se hace cada vez más social. Gracias a la dinámica diaria que se produce dentro de los equipos de trabajo, sus integrantes aprender a desarrollar habilidades sociales que en un entorno más autoritario y rígido no podrían salir a flote. La empatía, comunicación eficaz, resolución de conflictos, entre otros, se hacen presentes.

Las empresas se fortalecen con los cambios. Las sinergias hacen más fuertes a las empresas ante los cambios o las amenazas que puedan hacer cuesta arriba sus objetivos. En cambio, los grupos que son fuertes, se unen unidos y tienen metas claras y en común, son menos propensos a sucumbir ante los escenarios de crisis. Por algo dicen por ahí que en la unión está la fuerza.

Por: GGBA

Fuente: https://www.entrepreneur.com/article/320461

A %d blogueros les gusta esto: