Evita caer en agotamiento – Blog de Empléate
fade
5568
post-template-default,single,single-post,postid-5568,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
Agotada en el trabajo

Evita caer en agotamiento

Caer en agotamiento o fatiga es muy común en estos días, sobre todo si se trata de llevar las riendas de un negocio por todas las responsabilidades que implica. Para evitar atravesar por esta situación es fundamental que se mantengan monitoreados los niveles de energía a fin de estar atentos antes de que ocurra un escenario catastrófico que afecte la salud física y mental de la persona. Se deben tener presentes las señales que el organismo nos da, ya que la fatiga se puede presentar de muchas maneras, por ejemplo, falta crónica de sueño, exceso de apetito o falta de él, hasta una enfermedad coronaria compleja.   

A continuación, mencionamos algunos aspectos que puedes considerar para determinar si estás sufriendo de fatiga o agotamiento y qué lo está ocasionando.

Analiza si tu habitación está acondicionada para tu descanso. Aunque no parezca es un factor determinante, ya que muchas veces no estamos pendientes de cómo tenemos nuestra habitación y probablemente sea la causante de nuestra falta de sueño o de no poder conciliarlo de manera profunda. Determina si la temperatura de la habitación es la adecuada (entre 15 y 20 grados), ya que los investigadores han analizado que una temperatura ambiente más fría ayuda al cuerpo a mantener el sueño, igual todo dependerá de la temperatura ideal que cada individuo tolere.

Evita ver tu celular u otros dispositivos tecnológicos justo antes de irte a dormir o incluso estando ya en cama, ya que el brillo de las pantallas y su luz azul pueden perturbar la producción de melatonina del cuerpo e incluso afectar los ritmos circadianos, dificultando la conciliación del sueño y el sueño continuo. Trata de instalar persianas o cortinas que minimicen la entrada de luz desde el exterior y de ser necesario procura que tu colchón esté en buenas condiciones.

Toma en cuenta la nutrición, la actividad física y los hábitos de sueño. Esto es fundamental para determinar si el estilo de vida que estamos llevando es el adecuado. Para comenzar se puede llevar un registro de estos factores a diario, anotando cuánto tiempo dormimos y calificando del 1 al 10 la calidad del sueño que hemos tenido. Registrar lo que comemos y cuándo lo comemos, así como el tipo de actividad física que realizamos para ejercitarnos. Es crucial anotar también la gravedad de la fatiga por la que transitamos diariamente, esta información puede ser de mucha utilidad cuando necesitemos visitar al médico.

Tomar tiempos libres para relajarse. Esto es sumamente importante para descansar de los factores externos y el estilo de vida que venimos llevando. Sacar tiempo libre nos permite descansar física y mentalmente de la rutina, ya sea en la oficina o el hogar. No necesariamente tienes que pagar una semana en un spa o irte a un retiro espiritual, pero sí de desconectarte de algunas cosas que te generen estrés o incluso ansiedad. Estas pausas incluso pueden ayudarte a determinar qué es eso que te está afectando para tomar medidas y evitarlo.

Consulta con tu médico. Esto es necesario cuando ves que has puesto en práctica algunos cambios y aun así no han servido de mucho. De ser posible cuadra una cita con tu médico para que te chequee y así pueda saber a más profundidad qué te está causando fatiga. Probablemente te pedirá hacerte unos análisis de sangre para descartar causas bioquímicas comunes. Si resultan normales, indícale lo que te sucede y otras posibles causas menos comunes como la fatiga crónica, la fibromialgia y otras enfermedades crónicas que pueden causar fatiga, incluyendo enfermedades cardíacas, apnea del sueño, diabetes tipo 2 y anemia. La depresión también puede causar una serie de síntomas físicos, como espasmos musculares, dolor corporal, dolores de cabeza y fatiga.

El cansancio puede provocar estragos en las habilidades cognitivas y en la toma de decisiones, por eso la fatiga debe tomarse como algo serio para poder determinar qué no está afectando de manera negativa.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/que-hacer-para-combatir-la-fatiga

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario