¿Eres una bruja en el trabajo? – Blog de Empléate
fade
5634
post-template-default,single,single-post,postid-5634,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Eres una bruja en el trabajo?

Se acerca Halloween, una celebración un tanto controversial que desde hace algunas décadas mantiene abierto el debate de si debe festejarse o pasarse por alto, básicamente porque, así como sucede con todo lo referente a la sociedad, hay defensores y detractores.

Lo cierto es que, a pesar de todos los pensamientos y creencias, en la actualidad Halloween es una de las fechas más celebradas y a la que se le da mucha importancia, sobre todo en países como Estados Unidos y Canadá, incluso en muchas regiones de Latinoamérica la han ido incluyendo dentro de sus celebraciones, ya que coincide con muchas de sus tradiciones relacionadas con la cercanía del mundo de los vivos con el reino de los muertos. En otras partes del mundo, como en Europa, son los jóvenes quienes se han animado a imitar la manera como se celebra esta fecha en Estados Unidos, a través de la utilización de disfraces o pidiendo dulces puerta por puerta.     

Un poco de historia

Halloween tiene su origen en una festividad céltica conocida como Samhain, que significa fin del verano, ya que se celebraba el final de la temporada de cosechas y era considerada como el “Año Nuevo Celta”, que comenzaba con la estación oscura. Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el otro mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiéndole a los espíritus benévolos y malévolos poder cruzar a través de ella. En ese caso, los ancestros familiares eran invitados y homenajeados, mientras que a los espíritus dañinos se les alejaba. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de buscar maneras para ahuyentar a los espíritus malignos, adoptando su apariencia para evitar ser dañado. Por ejemplo, en Escocia los espíritus fueron suplantados por hombres jóvenes vestidos de blanco con máscaras o la cara pintada de negro.

La festividad del Samhain, también se tomaba como la oportunidad ideal para hacer un balance de los suministros de alimentos y el ganado para prepararse para la temporada de invierno. En este caso, las hogueras desempeñaron un papel fundamental en las festividades por lo que en cada casa se encendía una hoguera en la chimenea donde se arrojaban los huesos de los animales sacrificados, como una manera de purificar el hogar.

¿Cómo ser una bruja en el trabajo?

Desde el ámbito empresarial hay quienes consideran que realmente se puede llegar a ser una bruja en el trabajo (hombres y mujeres) sin que este sea realmente el objetivo. No se trata de que tu trabajo diario sea ir por los pasillos de la oficina aterrorizando a la gente con un cuchillo, como si se tratase de una película de terror, sino que muchas veces podemos llegar a hacer cosas que otros pueden interpretar o tomar como algo negativo. A continuación, mencionamos algunos ejemplos:

No estar disponibles todo el tiempo. Parece mentira, pero esto muchas veces se toma como falta de compromiso o poca empatía con la labor que se debe cumplir en el trabajo, sin embargo, es todo lo contrario. Permitirte no estar disponible todo el día y a toda hora no es sinónimo de no valorar tu trabajo o desprenderte de tus responsabilidades, es reconocer que tienes una vida personal que debes atender por sobre todas las cosas. Es probable que cuando no contestes los correos o las llamadas rápidamente, ni trabajes los fines de semana o hagas horas extra, te vean como a una verdadera bruja malvada y despiadada, sin embargo, es fundamental evitar que tus relaciones profesionales se conviertan en personales, ya que demostrar demasiada disposición puede hacerte vulnerable.

Exigir mayor remuneración. Esto sí que puede hacerte parecer el monstruo del Lago Ness, ya que, al conocer tu valor, tus capacidades y aptitudes, es normal que en algún momento quieras pedir un aumento de salario u otros beneficios que recompensen todo lo que sabes y lo que das por la compañía diariamente. Esto, por supuesto, dependerá de la compañía donde trabajes y de cuál sea su naturaleza y modo de actuar con los empleados. Sin embargo, no puedes dejar que los demás no te valoren.

Ser menos complaciente. Otro de los aspectos que te pueden hacer parecer el ser más malvado del planeta, ya que cuando se acostumbra a las personas a complacerlas en lo más mínimo, dejando de lado nuestras prioridades, es muy difícil dejar de hacerlo sin que surjan comentarios lapidarios y despectivos de tu “nueva forma de actuar”. Sin duda, darle prioridad a la felicidad de quienes trabajan contigo, te conducirá al declive, ya que como sabemos, no se puede complacer a todo el mundo. Las batallas más importantes en el terreno empresarial se ganan cuando te niegas a decir que sí a todo.

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario