Eres exitoso, créelo – Blog de Empléate
fade
5816
post-template-default,single,single-post,postid-5816,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Eres exitoso, créelo

¿Te has llegado a sentir una persona sin éxito o poco exitosa? Aunque muchas veces no se note, se trata de un sentimiento muy común que la mayoría de las personas experimenta en algún momento de sus vidas, básicamente porque la sociedad les ha llevado a creer que, si no tienen millones de dólares en el banco, no conducen un auto último modelo o no viven en una mansión lujosa, es un claro indicativo de no haber alcanzado el éxito.

Sin embargo, esta es una percepción un tanto errada que de alguna manera está comenzando a cambiar, ya que los bienes materiales no deberían ser indicativos del éxito o fracaso de una persona. Muchos ya están redefiniendo el éxito como la capacidad que tiene una persona de ser feliz o tener buenas relaciones con otros. Cuando se es ambicioso y las cosas no resultan como se espera, es usual sentir que se está fallando y que el éxito es esquivo por no “hacer las cosas bien”. Esta no necesariamente es la explicación y toca analizar a fondo qué aspectos necesitan modificarse para ir avanzando hasta lograr lo que se quiere.

No cabe duda que muchas veces las expectativas exigidas por la sociedad demandan demasiado de una persona y, cuando eso no se alcanza, de la manera o en el plazo “correcto”, aparecen las frustraciones. Se termina por comparar lo que se ha alcanzado hasta ahora con el éxito o fracaso que se es como persona. Entonces, ¿qué identifica a una persona como exitosa? A continuación, mencionamos algunos aspectos que seguramente te ayudarán a evaluar el entorno social de una manera diferente.  

Eres empático. Aunque parezca algo irrelevante para muchos, tener empatía hacia lo demás es haber desarrollado la capacidad de ponerse en los zapatos de otros y de comprender que los sueños y sentimientos de terceros son tan importantes como los propios. Alcanzar el éxito requiere de empatía, de pensar que no eres el ombligo del mundo

Ser positivo está entre tus prioridades. Con esto no se quiere decir que todo lo veas color de rosa y que, aunque el mundo se esté cayendo, eres incapaz de sentirte triste, NO. Se trata de reconocer que la esperanza y el optimismo son esenciales para lograr una vida feliz. Está bien sentirse mal por cosas que suceden en nuestro día a día, lo que no debe permitirse es anclarse a esa emoción de pesar que nos impide seguir adelante y salir del agujero. El verdadero éxito pasa por ver el lado positivo de las cosas y saber que es posible mejorar el entorno si así te lo propones.

Entiendes que los errores son necesarios. Esto es algo fundamental para considerarte una persona exitosa. Has comprendido que todos fallamos y que no es algo negativo, sino un indicativo de que lo intentaste y que era necesario para aprender una lección.

Desarrollas una mejor perspectiva de las cosas. Como dicen por ahí “al final, todo pasa” y cuando realmente se interioriza, hay una mayor capacidad de ver que, en comparación con otras realidades, nuestros peores días puede que no sean tan malos. Poder ver las cosas desde otra perspectiva ayuda a comprender mejor al otro y hace que nos quejemos menos por cosas que seguramente no son tan graves.

Sabes que pedir ayuda es signo de madurez. De alguna manera siempre se ha satanizado la idea de pedir ayuda como si se trata de una falta notable de fortaleza. Pues, es todo lo contrario. Cuando comprendes que no estás solo en el mundo y que pedir ayuda no te hace un ser débil, ya has logrado parte del éxito. Es una clara señal de madurez emocional que demuestra que el éxito no viene solo y que se logra con la ayuda de otros. 

Entiendes que todo pasa por algo. Y que, si en esta oportunidad no lograste alcanzar lo que querías, no quiere decir que no lo harás jamás. Asimismo, eres capaz de reconocer y celebrar el éxito de otros sin sentirte mal o en desventaja por eso.

Aprendes a manejar tus emociones. Acá es cuando realmente comprendes que hacer drama por cualquier cosa no te llevará a ninguna parte. Entiendes que, aunque los demás no te traten como tú quieres o como “deberían”, esto no generará inestabilidad en ti y en tu entorno. Sabes que, al elegir la estabilidad emocional, las puertas del mundo se abren para ti.

Lo que otros piensen de ti pierde importancia. Una clara señal de que has dejado de hacer las cosas para impresionar a otros o probarles algo. Eres más honesto y sincero contigo y tus principios. Sabes que la opinión de otros es importante, pero esto no determinará quién eres o lo que has logrado. El verdadero éxito viene de adentro y es completamente independiente a las circunstancias.

Por GGBA

Fuente: https://www.entrepreneur.com/article/278892

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario