¿Eres capaz de identificar tus habilidades? – Blog de Empléate
fade
4843
post-template-default,single,single-post,postid-4843,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Eres capaz de identificar tus habilidades?

Una realidad que no se puede negar es que todos tenemos talento, sin embargo, ese talento no es aplicable a todas las áreas de nuestra vida, quizás por eso en ocasiones resulta un poco difícil saber realmente cuál es ese aspecto particular que nos define y que nos permite destacar entre las demás personas, sobre todo en el aspecto laboral. Pero, no te preocupes que existen unas preguntas que nos podemos formular para esclarecer un poco hacia dónde podemos orientarnos para conocer lo que nos gusta, lo que se nos da bien y lo que otros valoran de nosotros.

En primer lugar, es necesario aclarar que cuando hablamos del talento, no nos referimos estrictamente al que pueden tener los artistas o genios de la invención, no, realmente el talento abarca todas esas capacidades que nos hacer resaltar y, en este caso, alcanzar mejores resultados en el plano laboral. Si bien un gran porcentaje de estas capacidades son innatas, hay otras muy determinantes que son el resultado de un proceso de trabajo y esfuerzo. Ahora bien, comencemos con las interrogantes:

¿Qué es lo que nos gusta?

Si hay algo que debemos tener presente es ese factor que nos hace explotar todo nuestro potencial, y es la pasión, ya que, si no logramos disfrutar lo que hacemos de manera natural, llegar a destacar en alguna posición o en nuestro entorno laboral podría ser una tarea difícil. Pero, ojo, la pasión no es lo mismo que la motivación. La pasión en una emoción continua en el tiempo y no se pierde al atravesar por situaciones puntuales, mientras que la motivación puede llegar a desaparecer en algún momento que hayamos tenido que transitar por una mala racha o un problema específico.

¿Qué se nos da bien?

A ver, hay cosas que sin duda pueden gustarnos mucho, pero para tener talento es necesario destacar y lograr resultados. Eso requiere esfuerzo, aprendizaje, experimentar, contar con maestros o con referentes. De ahí la necesidad de dedicar tiempo y esfuerzo. Picasso lo resumió de una manera magnífica: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

¿Qué valoran los demás de nosotros?

En este aspecto debemos considerar la importancia de convertir nuestras habilidades en resultados, ya que el trabajo nos puede apasionar y podemos dedicarle tiempo y esfuerzo, pero si no les interesa a los demás, será difícil considerarlo como un talento. No se trata de que seamos unos genios y descubramos el agua tibia para que otros nos den su aprobación, sino de tratar de llegar a la mayoría de las personas, esas que necesitan que una empresa o un cliente estén dispuestos a pagarles por su trabajo.

Cuando estas tres condiciones no se hacen presentes resulta algo complejo que una persona tenga un talento reconocido y que perdure en el tiempo. Las dificultades surgen cuando una de las respuestas no se corresponde con las otras dos, por ejemplo, si lo que haces te entusiasma y se te da bien, pero realmente no hay nadie dispuesto a valorarlo, es una afición. Disfrutarás y te entretendrá, pero difícilmente podrás hacer de esto la manera ideal de ganarte el pan. Es por eso que muchos emprendedores tienden a fracasan. Se rodean de amigos que le animan, pero no tienen el termómetro de lo que necesita realmente el mercado.

Por otro lado, si lo que haces se te da bien y los demás lo reconocen, pero a ti no te gusta, hay muchas probabilidades de que termines sumergido en la rutina y quemándote laboralmente. ¿Cuál es el resultado? te costará dejar tu trabajo, ya que el éxito es un mal aliado para los cambios, pero poco a poco, llegarás a casa desgastado.

Finalmente, cuando te gusta mucho lo que haces y otros lo valoran, pero no se te da bien, el éxito será muy vulnerable en el tiempo. Es importante analizar nuestro trabajo, preguntarte si es lo que te gusta, si realmente se te da bien y si te sientes reconocido por ello. Si la respuesta en los tres casos es sí, las probabilidades de tener un talento reconocido en el tiempo aumentarán.

Por GGBA

Fuente: https://elpais.com/elpais/2019/07/01/laboratorio_de_felicidad/1561937822_019950.html

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario