Empresas tóxicas: claves para reconocerlas y evitarlas – Blog de Empléate
fade
5621
post-template-default,single,single-post,postid-5621,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Empresas tóxicas: claves para reconocerlas y evitarlas

Uno de los ideales de toda organización es contar con un ambiente armónico donde todos trabajen en conjunto para alcanzar los objetivos propuestos e impulsar el éxito de la misma, logrando destacar entre otras compañías. Sin embargo, esto no siempre sucede como se planea y en ocasiones los trabajadores llegan a sentir que están trabajando en una empresa tóxica. ¿De qué va todo esto? A continuación, lo explicamos un poco.

Generalmente cuando los trabajadores, y hasta los mismos dueños, sienten que las cosas no marchan del todo bien es porque hay factores o situaciones que están influyendo de manera negativa y que realmente necesitan cambiarse para el bien de la organización. En este caso, es necesario estar atentos a las señales que pueden estar apareciendo y que sin darnos cuenta pasamos por alto al creer que solo se trata de un hecho aislado. Las situaciones que mostramos a continuación pueden ayudarte a identificar si estás trabajando en una empresa tóxica.  

Todos se quejan de lo mal que va todo. Esto se puede presentar hasta en las compañías con renombre y muchos años de trayectoria, ya que básicamente se trata de cuando los trabajadores aprovechan los momentos libres como el almuerzo, la hora del café o una pausa activa, para comentar con otros que las cosas no van del todo bien. Cuando se está en una empresa tóxica, estas conversaciones se dan casi todo el tiempo, incluso sin importar si están desde sus puestos de trabajo, ya que el malestar es tal que cada oportunidad es “valiosa” para desahogarse y tocar el tema. Se debe prestar mucha atención, ya que, si la mayoría está convencida de que nada marcha bien, es probable que algo esté sucediendo y nadie se haya animado a dar el primer paso para reconocerlo y tratar de solucionarlo.

Jefes dictadores que se enorgullecen de serlo. Aunque no nos demos cuenta, esto sucede con más frecuencia de la que podemos reconocer; y es que hay personas que, estando en cargos de coordinación, se sienten con la potestad de llevar a cabo acciones inaceptables como, por ejemplo, amonestar o despedir a alguien, solo por el hecho de querer mantener a los demás empleados en una situación de alerta donde no solo se abstengan de llevarles la contraria, sino que también se sientan cohibidos de emitir alguna opinión que pueda resultar incómoda a los ojos de esos jefes. Es fundamental estar muy pendientes de este tipo de comportamientos, ya que, al presumir este tipo de acciones, no precisamente quedan como líderes, sino como dictadores.

Nadie dura en los puestos de trabajo. Una de las señales más claras que demuestra que una empresa tiene problemas que debe solucionar. Por ejemplo, hay compañías donde una de las reglas es que el jefe no recordará el nombre de ningún trabajador que no haya trabajado allí al menos 60 días. Sin duda es un signo de alerta que demuestra que ha habido una rotación constante de personal, ya sea por salarios insuficientes o por mal trato y desmérito a las capacidades y aptitudes de los trabajadores. Como empresa, es crucial darse cuenta de este tipo de avisos, ya que si se nota que los empleados se marchan y no duran, es porque algo está faltando para que el entorno laboral sea el ideal.

Muchas exigencias y nada de recompensas. Esto se puede apreciar fácilmente cuando los jefes solo piden que trabajes cada vez más, pero no hay ningún incentivo adicional, aparte del salario, que te motive a ser cada vez más productivo. Por ejemplo, si trabajas hasta tarde todos los días y luego, cuando necesitas ausentarte un poco antes de lo estipulado por asuntos personales como una consulta médica, y tu jefe te dice que no, es hora de analizar la situación para saber si es algo que se puede resolver o simplemente buscar otro trabajo. Lo ideal es saber reconocer si se trata de una intransigencia constante del jefe que solo te pide cosas sin dar nada a cambio.

Siempre será fundamental poner las cosas en la balanza para poder identificar si la necesidad de trabajo y dinero resultan más fuerte que la necesidad de un entorno de trabajo cómodo y armónico. A corto plazo, y dependiendo de la situación, esto puede ser aceptable, pero lo recomendable es evitar permanecer mucho tiempo en estos lugares tóxicos que son perjudiciales para tu salud mental y tu carrera.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/sabes-si-trabajas-para-una-empresa-toxica

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario