Emprender es una cuestión de habilidades – Blog de Empléate
fade
5014
post-template-default,single,single-post,postid-5014,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Emprender es una cuestión de habilidades

Es usual que en algún tema de conversación grupal en la actualidad surja el tema del emprendimiento. Muchos lo ven como una actividad que no requiere el mayor esfuerzo, sin embargo, para poder llevarlo a cabo se requiere de una serie de habilidades que, si bien no todos poseen de manera natural, se pueden trabajar para lograr impulsar un proyecto que se tenga en mente. Si quieres saber cuáles son, en las próximas líneas te daremos una serie de datos que te serán de mucha utilidad. 

Uno de los primeros pasos para llegar a ser un buen emprendedor es tener muy claro cuál es esa idea de negocio que se quiere impulsar y, sobre todo, saber si es realmente rentable. En este sentido, tener habilidades y saberlas utilizar es esencial para mantener esa idea a flote y explotar su máximo potencial, descúbrelas a continuación:

Tener madera de vendedor. Parece obvio, pero en la práctica no es tan sencillo como parece, ya que para lograr llegar a otros es necesario saber cómo llegarles, suena algo redundante, pero es así. ¿Te has dado cuenta que en ocasiones muchos negocios fracasan, no porque no ofrezcan buenos productos, sino porque el vendedor no es el indicado? Resulta que esto sucede con frecuencia y para evitarlo lo mejor es saber si se cuenta con la capacidad de conectar con otras personas, saber ver cuáles son esos aspectos que hacen que tu producto destaque de los demás y poder ofrecerlo de tal manera que nadie se niegue a adquirirlo. Puede que quizás no tengas la habilidad, pero si buscas asesoría puede que le des un giro a la situación y lograr tu meta.

Saber hablar. Está bien, todos sabemos hablar, pero no todos sabemos comunicar las cosas de una manera fluida y apropiada. Es una habilidad que, de no tenerla, se debe buscar la manera de trabajarla con mucha dedicación y es que el arte de saber hablar y transmitir un mensaje de la mejor manera posible es la clave de todo. Al saber hablar de manera correcta, se puede lograr hacer frente a los clientes con tranquilidad, sin temor, convencerlos de que puedes ofrecerles lo que necesitan y que tus receptores se sientan a gusto y satisfechos.  

Tener disposición para relacionarse con otros. Esto sin duda no puede pasar debajo de la mesa, ya que de nada sirve tener una excelente idea de negocio si no estás dispuesto a apoyarte en otras personas: colaboradores, socios, inversores, trabajadores o clientes. Para esto debes tener una mente abierta y ser capaz de ver el mundo desde diversas perspectivas, solo así podrás entender a otros y ellos te entenderán a ti.

Saber manejar el tiempo. Es de los aspectos que mayores inconvenientes ocasiona. Muchas personas a lo largo del día tienen muchas actividades por hacer, pero si no organizan bien su tiempo y no disponen de una agenda de actividades, corren el riesgo de terminar incumpliendo con todas las tareas o llegar al punto de quedar mal con los demás. Esto se debe evitar al máximo porque no deja una buena impresión.  

Trabajar la paciencia. Es usual que todo emprendedor quiera ver los resultados desde el primer día, sin embargo, la vida no trabaja de esa manera, por lo que es necesario saber esperar pacientemente a que las cosas vayan encajando y que todo vaya fluyendo, al hacerlo, evitas que la desesperación juegue en tu contra.

Poder confiar. Acá debes incluir a todos, es decir, empezando por ti, creyendo en tus capacidades, hasta llegar a tus colaboradores y todo el personal que de alguna manera te ayuda y apoya. Para esto debes saber delegar funciones y tener plena confianza de que harán las actividades sin que tengas que estar encima de ellos supervisándolo todo cada segundo del día.

Ser disciplinado. Tu emprendimiento responderá al compromiso y la entrega que tengas con él, ya que si hoy te interesas y mañana se te olvida lo que te costó llegar a dar el primer paso, es muy poco lo que se puede hacer. Es como las plantas, si no se cuidan y se abonan, puedes estar seguro que no durarán mucho. Por ello la constancia es necesaria y para esto debe haber una disciplina para llegar al éxito. Esto no quiere decir que no hay altibajos, pero es necesario tener las herramientas para poder enfrentarlos y una de ellas es tener la tenacidad y las ganas de seguir trabajando para alcanzar las metas.  

Por GGBA

Fuente: https://noticias.universia.es/cultura/noticia/2017/05/26/1152779/8-habilidades-esenciales-como-ser-emprendedor.html

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario