cliente-vender-masLa palabra es el poder más efectivo y real que posee el hombre. Dar la palabra y cumplirla te resalta, te muestra como una persona íntegra, con valores y como generador de confianza. Estos son argumentos suficientes para cumplir con tus promesas.

En Empléate, tras la búsqueda de los valores más intrínsecos de la organización, y para la prestación de servicios, identificamos un valor de gran poder, “Honrar nuestras promesas”.

Pero, ¿qué hacer si estás a punto de no poder cumplir con algo prometido? Ser comunicativo, franco y humilde te permitirá dar con una respuesta asertiva y puntual.

Tres pasos te darán el marco idóneo para salir airoso:

1. Ofrecer disculpas sinceras y honestas, sin culpas ni culpables.

2. Explicar el por qué de las razones por las que no podrás cumplir con tu palabra.

3. Ofrecer con entusiasmo soluciones y alternativas para remediar esta situación.

En la actualidad, un valor como la palabra está en extinción, pero está en ti recuperarlo o afinarlo y aplicarlo en tu vida personal, en tu empleo o negocio. No es un asunto de ganar dinero, es un asunto de replicar conductas positivas y ganar valores para ser una mejor sociedad, una mejor familia, un mejor país.

¡Sé diferenciador: “honra tus promesas” y verás resultados reconfortantes!


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: