liderazgo, guía.

Todos deseamos tener buenos jefes o jefas. Ellos son los responsables, en buena medida, en la consecución de los objetivos, del ambiente de trabajo y de lo felices o no que vayamos a trabajar. Pero no todos los jefes son como realmente quisiéramos. La buena noticia es que el liderazgo no es innato, se puede ejercitar si sabemos cómo. Tras diversas investigaciones, los expertos en la materia han llegado a la conclusión de que los buenos jefes, aquellos que ayudan a construir compromiso y alcanzan resultados, tienen actitudes que se pueden recoger en un triángulo, con una habilidad en el centro. Aquí te describimos los tres aspectos fundamentales de este triángulo y la esencia fundamental de su funcionamiento.

Definen el foco: sin duda que no hay nada más desmotivador que no saber hacia dónde se va. En este aspecto no solo se incluye determinar los objetivos, sino tener claro qué se espera de ellos y el sentido de lo que se hace. Aunque se trabaje en algo muy rutinario, el profesional necesita ganar perspectiva de lo que contribuye con su función. Antoine de Saint-Exupéry, el autor de El Principito, lo resumía en breves líneas; “Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho”. Por tanto, para definir el foco un líder ha de marcar objetivos, compartir las expectativas que existen sobre sí mismo, sobre el equipo y dar sentido al trabajo que se realiza.

Hacen que te sientas útil: esta habilidad significa que un buen jefe es capaz de desarrollar el talento de sus colaboradores. La monotonía simplemente no motiva, se requieren de estímulos. El líder ha de conocer las fortalezas de su equipo, no solo qué hacen bien, sino qué podrían hacer en un futuro. Esto pasa por ayudar en su desarrollo, por empoderar, por no entrar en la microgestión o en el enésimo detalle de todos los problemas. De este modo, se consigue que las personas aprendan y tomen sus propias decisiones.

Buscan la manera que te sientas importante: además de saber que somos útiles, necesitamos sentirnos importantes y reconocidos. El liderazgo es conversación, preocuparse por lo que el colaborador necesita. El jefe que solo habla él y escucha poco es difícil que genere compromiso a su alrededor. Dentro de este apartado está también la gestión de la diversidad. Sentirse importante pasa por poner en valor la diferencia y lo que cada persona aporta desde sus fortalezas, experiencias y maneras de ser.

Son un ejemplo. Este aspecto es el corazón del triángulo, está el actuar como referente desde las emociones positivas y la pasión. Influir en la vida de las personas es una responsabilidad que ha de enamorar. Si uno no lo disfruta, es difícil que sea buen jefe. Normalmente seguimos a personas que nos hacen sentir bien y que vemos que son coherentes con lo que dicen y hacen.

En definitiva, los buenos líderes no son perfectos. Tienen áreas de mejora como cualquier otro mortal. Pero tienen algunas habilidades que consiguen que las personas quieran seguirles. Dichas habilidades podrían representarse en el triángulo de oro: definen el foco, hacen sentir útil e importante a la persona que tienen a su lado y actúan dando ejemplo. En la medida que podamos trabajar en dichas áreas, podremos conseguir entrenar también nuestra capacidad de influencia. Esa es la buena noticia para todos nosotros.

Por: Reiter

Fuente: laboratoriodefelicidad

 

 


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: