¿El futuro puede llegar a ser verde? – Blog de Empléate
fade
5292
post-template-default,single,single-post,postid-5292,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿El futuro puede llegar a ser verde?

Este tiempo de cuarentena extendida nos ha dado mucho tiempo para pensar sobre diversos aspectos de nuestra vida y la sociedad, es por eso que en la actualidad mucho se ha especulado acerca de qué sucederá a continuación, por ejemplo, ¿cómo será el mundo cuando logremos salir de esto? ¿podremos retomar las actividades como las solíamos hacer? ¿cuáles serán las medidas que se tomarán de ahora en adelante para mejorar la calidad del ambiente a nivel mundial? Así como estas interrogantes, que en algún momento se han cruzado por nuestras mentes, es usual que hoy gran parte de la humanidad, incluyendo a muchos líderes mundiales, estén enfocando sus pensamientos y energías en tratar de idear nuevas estrategias que permitan transformar el rumbo de las cosas, intentando darles una nueva perspectiva que nos permita disfrutar del planeta partiendo del punto de la reinvención ambiental.

Si bien uno de los tópicos sobre la realidad ambiental que más genera preocupación y del cual se ha venido conversando en diversos escenarios desde hace varias décadas, es el calentamiento global, pareciera no haber una verdadera disposición o avance al respecto que ayude a crear un entorno más verde, más saludable y más seguro. Basta con ver el tratamiento que se les da a los bosques, a los animales y a los ríos, que sin lugar a dudas nos ha hecho más vulnerables a tener que enfrentar pandemias como el Covid-19.

Aunque enfrentar pandemias o catástrofes naturales no es algo nuevo, lo cierto es que los escenarios se están tornando cada vez más agresivos, básicamente porque solemos ignorar la importancia de lo que sucede en el mundo exterior, al pensar que no nos afecta de manera directa. Sin embargo, la llegada del Covid-19 nos ha demostrado que todo lo que sucede, así sea en una pequeña región del mundo, nos puede y nos va a afectar a todos en el algún momento. Entonces, ser indiferentes pareciera no ser la salida, por lo que surge el llamado a estar más atentos a esas alertas de la naturaleza, como una manera de comprender que es necesario asimilar de manera consciente que toda acción humana tiene una consecuencia. Esto es crucial para asegurar el bienestar de la humanidad y para evitar que se presenten crisis de este tipo con cada vez más frecuencia y en un escenario más devastador.

Muchos se han enfocado en la crisis económica, porque sí, se ha visto muy afectada, sin embargo, la crisis climática prima sobre todos los demás aspectos al tener muchos años en el tapete y al estar tornándose más agresiva. Las personas se han vuelto más vulnerables, sobre todo en naciones donde la contaminación atmosférica ha logrado niveles sin precedentes, ocasionado estragos en el sistema respiratorio de sus ciudadanos. Ante la llegada de la pandemia estas afecciones respiratorias, así como el deterioro físico ocasionado por un ambiente dañado, han dejado en evidencia que es imperativo buscar una alternativa verde para poder salir airosos de la crisis climática y de salud. Además, es significativo que las personas comprendan el riesgo de contraer enfermedades a través de zoonosis, es decir, de animales a personas, por lo que debe haber un mayor control en el manejo de especies exóticas que puedan transmitir enfermedades infecciosas al entrar contacto con los seres humanos.

Según información reflejada en el portal web Ethic, en noviembre de 2019, la Unión Europea declaró la emergencia climática con la intención de enfocar las energías para reducir las emisiones y cumplir con los objetivos del Acuerdo de París como, por ejemplo, limitar el aumento de la temperatura media del planeta por debajo de los 2°C para evitar un escenario peor. Un aspecto, si se quiere positivo, de la crisis sanitaria del Covid-19 es que como la economía se ha relentizado, también lo han hecho las emisiones contaminantes de CO2, aunque los niveles siguen en estado crítico. Si bien no es algo que se notará de la noche a la mañana, ya que son muchos años de daños, la humanidad pareciera estar entendiendo la necesidad de seguir disminuyendo los niveles de contaminación y proponer alternativas más amigables con el ambiente y menos contaminantes para garantizar que haya un futuro para las próximas generaciones. 

De no corregir el camino que hemos venido transitando, es muy probable que, aunque logremos dejar atrás la crisis sanitaria actual, la crisis climática lance su embestida y nos lleve a atravesar por nuevas y peores pandemias mucho antes de lo pensado. Los expertos alertan que muchos virus y bacterias podrían estar almacenados en el suelo helado de las zonas árticas y los glaciares, por lo que de seguir fundiéndose debido al calentamiento global hay más probabilidades de enfermarnos con estos virus del pasado de los que no estamos inmunizados. Es por eso que al trabajar por tener un ambiente y una biodiversidad más amplia y sana hay más posibilidades de estar protegidos ante otras pandemias. Es posible pensar en una economía verdaderamente sostenible que implique el uso de energías limpias que protejan el medio natural y el clima para seguir viviendo tranquilos y seguros.

Por GGBA

Fuente: https://ethic.es/2020/04/salida-verde-de-la-crisis/

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario