Cada 31 de mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco como una manera de hacer énfasis en los riesgos asociados con el tabaquismo, así como abogar por políticas eficaces para reducir su consumo. 

El lema de este año es “Tabaco y cardiopatías”, cuya campaña busca llamar la atención sobre: 

  • La relación entre el tabaco y las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares, entre ellas el accidente cerebrovascular, que, conjuntamente, son las principales causas de muerte en el mundo.
  • Posibles medidas y acciones que entes importantes, así como los gobiernos y el público en general, pueden adoptar para reducir los riesgos para la salud causados por el consumo de tabaco.

El Día Mundial Sin Tabaco 2018 coincide con una serie de iniciativas y oportunidades mundiales para reducir la epidemia de tabaquismo y sus repercusiones en la salud pública, que son, principalmente, un gran número de muertes y mucho sufrimiento de millones de personas en todo el mundo. El consumo de tabaco es un factor de riesgo importante de cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular y vasculopatía periférica. 

A pesar de que se conocen bien los daños para la salud cardiaca que provoca el tabaco y de la disponibilidad de soluciones para reducir la morbimortalidad que ocasiona, amplios sectores de la población desconocen que es una de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares. A continuación, te dejamos algunos datos:

  • Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, y el consumo de tabaco y la exposición al humo ajeno contribuyen a cerca del 17% de las defunciones por cardiopatías. El tabaquismo es la segunda causa de enfermedades cardiovasculares, después de la hipertensión arterial.
  • La epidemia mundial de tabaco causa cada año más de 7 millones de defunciones, 900 mil de las cuales corresponden a personas no fumadoras que respiran humo de tabaco ajeno. Cerca del 80% de los más de 1.000 millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos medianos y bajos, que son los que soportan la mayor carga de enfermedad relacionada con este producto.

En muchos países se han tomado medidas preventivas en este aspecto, como la prohibición de fumar en lugares públicos y de trabajo, ya que cuando una persona enciende un cigarro, está produciendo una enorme combinación de más de 4000 sustancias químicas, altamente dañinas, en forma de partículas y gases. Esta peligrosa mezcla de venenos e irritantes, entre ellos el amoníaco, monóxido de carbono, dióxido de azufre, alquitrán, cianuro, formaldehído y muchos más, es causa de una fuerte contaminación del aire en espacios cerrados como son nuestros hogares, lugares de trabajo, escuelas, sitios recreativos, transporte público, restaurantes, bares y discotecas.

Por GGBA

 

 

 

Fuentes: http://www.who.int/campaigns/no-tobacco-day/2018/event/es/

 https://asovecen.interamerica.org/31-de-mayo-dia-mundial-de-no-fumar