Hoy se conmemora en toda Venezuela, el Día de la Radiodifusión, un momento para recordar cómo se ha desarrollado este fascinante mundo en nuestro país. Comenzó en mayo de 1926, durante el gobierno del general Juan Vicente Gómez, cuando salió al aire la primera emisora AYRE. En esta fecha en varios estados del país se celebran diversas actividades que involucran a quienes hacen vida en una cabina de radio.

La emisora transmitía en Amplitud Modulada, es decir AM, solo para la ciudad de Caracas y una programación basada solo en noticias de los diarios caraqueños, programas de humor y música. Así, con una escasa potencia de 100 vatios, la cual no permitía la recepción en toda la ciudad, AYRE hizo su primera transmisión en la capital.

 

La iniciativa privada le da vida a la Broadcasting Caracas

Dos años después de desaparecer AYRE, nace en Venezuela otra nueva estación de radio: La Broadcasting Caracas. En esta oportunidad la aventura tenía unas bases más firmes y unas aspiraciones más concretas. Es producto de la iniciativa privada.

Broadcasting Caracas comienza con una programación casi de ensayo, pues tiene que ir formando al personal que, al año siguiente, la lleva a ocupar el puesto que se merece por el esfuerzo realizado. Meses después comienza a transmitir desde la mañana hasta las once de la noche. Para la época se acostumbra que las radios publiquen su programación en los periódicos del país.

Esta emisora mantiene su continuidad desde 1930, ya que nunca ha tenido interrupciones y siempre ha pertenecido a los mismos propietarios. Desde 1937, fecha en la que cambia su nombre, se denomina Radio Caracas Radio.

Desde entonces la radio no ha dejado de evolucionar. Y no solo en Venezuela, sino en todo el mundo la radio se mantiene tan importante como lo fue desde su creación. Ha sobrevivido a la llegada de la televisión, el cine y el internet, para la cual se ha adaptado surgiendo emisoras que trasmiten exclusivamente desde la red.

Pero, también la radiodifusión venezolana ha cambiado las políticas de inclusión. Emisoras comunitarias y alternativas han hecho posible otras formas y maneras de llegar con su programación a distintos sectores y comunidades.

La variedad de programas y estaciones que se pueden apreciar en el país demuestran que la radio continua como el medio de comunicación masiva por excelencia. Hoy felicitamos a todos los trabajadores que hacen posible la radiodifusión en nuestro país.

Por: GGBA

Fuentes: http://www.efemeridesvenezolanas.com/sec/https://www.el-carabobeno.com/

 

A %d blogueros les gusta esto: