¿Depresión laboral? – Blog de Empléate
fade
4447
post-template-default,single,single-post,postid-4447,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Depresión laboral?

Si alguna vez has considerado que la falta de reconocimiento y ciertas oportunidades en el trabajo merman tu productividad de forma casi involuntaria, no estás soñando. Algunos factores como la presión, el poco crecimiento profesional, el escaso reconocimiento, el descanso nulo, entre otras, pueden estarte generando depresión laboral.

Caracterizada por un sentimiento de profunda tristeza, desánimo y una gran falta generalizada de energía y motivación asociada al trabajo, la depresión laboral se encuentra presente en la vida de al menos unos cuantos empleados que ocultan o desconocen de este padecimiento.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) el trabajo es beneficioso para la salud mental, sin embargo, un entorno laboral negativo puede causar problemas físicos y psíquicos. Para la OMS, en la última década, la depresión aumentó 18.4% en todo el planeta.

En muchos de los países de Latinoamérica existen empresas donde está mal visto ausentarse durante la hora laboral, sea cual sea la causa, las prestaciones tardan en darse o no se dan y para tener vacaciones debes trabajar al menos un año seguido y luego tienes una semana nada más porque a los jefes les incomoda que tomes los días que te corresponden. Situaciones como esas bajan, evidentemente, el desempeño del trabajador y lo hacen propenso a la depresión”.

Aunque no funge como un factor relevante para las empresas, la depresión es uno de los principales trastornos de la salud mental que causan discapacidad de acuerdo con la OMS, y al menos 300 millones de personas en el mundo la padecen.

“Es importante ver de dónde viene la depresión, es decir, si ya era una persona deprimida. De no ser así, se debe detectar que está causando la desmotivación de un trabajador, si es el cansancio crónico, el agotamiento, el ausentismo, la irritación, la baja concentración, los malestares físicos y otras situaciones que lo pueden llevar a cometer errores en su empleo causados por la depresión y el estrés”, explica Emilia Kanan, psicoanalista de Fundación APTA.

A este padecimiento que daña de forma profunda la salud mental se suma a otras situaciones que causan estrés y tensión como un área de trabajo reducida, un ambiente congestionado, poca luz natural y una mala ventilación. Por otra parte, factores como no poder utilizar sus habilidades, destrezas, conocimiento y tener una rutina que no va de acuerdo con sus aptitudes provoca en ellos un sentimiento de gran insatisfacción personal y baja autoestima.

Para tratar la depresión laboral es importante asistir con un especialista, ya que, al no ser considerada como un padecimiento relevante para las empresas, un patrón no va a aceptar fallas o ausentismos, entonces, la persona se va a sentir más presionada y con más estrés”. Sin embargo, para saber qué está pasando y encender los focos que indican que se trata de una depresión laboral, la persona tiene que saber primero qué es la depresión.

De acuerdo con Kanan, la depresión consiste en una pérdida de interés hacia la vida, pesimismo, una gran tristeza generalizada, desesperanza, alteraciones del sueño, del apetito, aislamiento, ansiedad, entre otras situaciones que se reflejan en la familia y el entorno laboral.

Por otra parte, para la psicoanalista Esther Chaim existen alternativas que, de la mano de un especialista, pueden aminorar la depresión y el estrés laboral, tales como actividades fuera del trabajo.

“Buscar una actividad después del trabajo que te permita desconectarte de la parte laboral y dejar de pensar en todos los pendientes que tienes por realizar, despejando tu mente, es una gran ayuda. Puedes ir al gimnasio, correr en un parque, tomar cursos de cocina, yoga o de lo que te guste, además de salir con tus amigos para que los temas laborales se queden sólo en la oficina”, aconseja Chaim.

La depresión laboral es más común de lo que parece, por lo que asistir a terapia te ayudará a mantener una buena salud mental y comprender el por qué de algunas situaciones que no logras entender completamente. Para solventar esta situación es importante contar con el apoyo y acompañamiento de quieres ejercen cargos de jefatura.

Por: Reiter

Fuente: depresión

Suscríbete con tu correo. Comparte y comenta si te ha gustado.

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario