¿Continuar trabajando a pesar de tener un mal jefe? – Blog de Empléate
fade
5536
post-template-default,single,single-post,postid-5536,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
Malos Jefes

¿Continuar trabajando a pesar de tener un mal jefe?

Tal vez en algún momento de nuestras vidas hayamos pasado por la incómoda situación de tener un jefe que no nos haga sentir a gusto con nuestro trabajo. Aunque tratemos de evitarlo, esta situación hace que nos sintamos poco valorados, que nuestra productividad disminuya, nos comprometamos menos y no demos lo mejor de nuestras capacidades. Si bien puede ser un error sucumbir ante este escenario poco prometedor, lo cierto es que sucede y con mayor frecuencia de lo que pensamos. Pero, si esto sucede, ¿por qué las personas permanecen en sus trabajos y no se van a pesar de tener un mal jefe?

Según algunas encuestas, muchas personas prefieren quedarse en sus puestos de trabajo, aunque el escenario sea negativo, porque no pueden permitirse un recorte de salario. Otros opinan que no se van porque tienen la esperanza de que las cosas mejoren y otros más aseguran que, a pesar de tener un mal jefe, lo soportan porque les gusta su trabajo y sus compañeros de oficina. Los porcentajes de aceptación de un mal escenario varían de acuerdo al nivel de percepción de las personas y de cuánto están dispuestas a tolerar de un mal jefe.  

¿Qué hace que un jefe sea “malo”?

Las características pueden ser diversas, sin embargo, existen cuatro aspectos que lo definen como tal:

  • Hacen críticas negativas de sus empleados sin importar que haya otros compañeros de trabajo alrededor.
  • Impiden de manera sistemática que sus trabajadores se expresen y propongan nuevas ideas e iniciativas.
  • Ponen obstáculos, sin razón válida aparente, que impiden que los trabajadores obtengan aumentos de salario y promociones.
  • Dan versiones falsas o negativas de sus trabajadores ante otros empleados y gerentes de organización, con el fin de dejar mal parado al otro, mientras él queda como el héroe que salvó el día.

¿Qué hace que un jefe sea buen gerente?

Además de trabajo duro y comunicación frecuente y efectiva, se requiere de disposición para enfrentar los desafíos difíciles. Esto separa a los gerentes reales de los que sólo aparentan serlo. Una ventaja de trabajar para un mal jefe y es que se aprenden todas las cosas que no se deben hacer cuando se comienza a administrar personas.

  • Un buen jefe motiva a cada empleado para que tome medidas y se comprometa con una misión y visión convincentes.
  • Es capaz de inspirar resultados y la capacidad de superar la adversidad y la resistencia.
  • Tiene la fortaleza para crear una cultura clara de responsabilidad, no solo con su trabajo, sino con el de los demás.
  • Se esfuerza por construir relaciones donde haya confianza, diálogo abierto y total transparencia.
  • Toma decisiones basadas en la productividad y en los resultados, no en la política.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/por-que-dejas-tu-trabajo-aunque-tengas-un-mal-jefe

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario