Considera estos hábitos alimenticios para potenciar tu cerebro – Blog de Empléate
fade
5672
post-template-default,single,single-post,postid-5672,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Considera estos hábitos alimenticios para potenciar tu cerebro

Aunque no lo notemos nuestro cerebro es un órgano que está en constante actividad y cuando creemos que está descansando, realmente sigue activo. Por esta razón, esta importante máquina requiere de mucha energía para funcionar (demanda casi el 20% de las necesidades energéticas diarias de todo el cuerpo). Por este motivo, es fundamental alimentarlo de manera adecuada para que funcione a la perfección y rinda lo más posible.

Una de las cosas que siempre nos dicen es que debemos seguir una dieta estricta donde se dejen de lado muchos alimentos y se ingieran otros, al tiempo que nos bombardean con tanta información proveniente de diversas fuentes que es casi imposible decidirse por una sola opción. En este caso, lo recomendable es tratar de encontrar una receta muy específica que se ajuste a nuestros requerimientos y dejando de lado muchos mitos. Ten en cuenta que cada organismo es diferente y lo que me funciona a mí, difícilmente puede funcionarle a otro de la misma manera.

Sin duda los alimentos que consumimos influyen en cómo nos sentimos, en cómo nos vemos y afectan la manera como trabajamos. A continuación, dejamos algunas recomendaciones que te pueden ayudar a descubrir qué es lo que mejor te funciona, permitiéndote ser más productivo, energético y saludable.

El desayuno es obligatorio. Generalmente cuando nos despertamos casi no tenemos tiempo de hacer nada más que alistarnos y salir corriendo al trabajo o a nuestro centro de estudio, por lo que suele pasar con mucha frecuencia que el desayuno queda para después. Incluso estando en casa durante la cuarentena, muchas veces optábamos por esperar a que llegara la hora de almuerzo para comernos algo, esto sin duda es un error. Hemos escuchado muchas veces que el desayuno es la comida más importante del día y tienen razón, diversos estudios revelan que ayunar de manera frecuente ocasiona una disminución considerable de la atención y la productividad. Pero, ojo, no cualquier desayuno nos puede traer beneficios, por ejemplo, un desayuno donde se incluyan muchos carbohidratos y azúcares no va a servir de mucho. La clave acá es tratar de encontrar un punto medio donde puedas combinar proteínas, grasas y algo bajo en carbohidratos y azúcar. Todo está en el equilibrio.

Cuidado con los batidos que tomas. Muchas veces prometen la gloria en un vaso, sin embargo, algunos batidos pueden llegar a contener altos niveles calorías y azúcar que terminan jugando en tu contra. Es cierto, existen batidos muy saludables, pero hay que saber dónde encontrarlos para escoger el más saludable que no afecte tu productividad, pero sobre todo que no afecte tu peso.

No temas a lo nuevo. Existen productos en el mercado que muchas veces nos negamos a probar porque tememos que su sabor no se parezca a los alimentos a los que estamos “acostumbrados”, sin embargo, siempre es una buena alternativa probar cosas nuevas que, además de hacerle bien a nuestro organismo, ayuden a nuestro cerebro a estar más activo y saludable. Por ejemplo, en lugar de optar por una empanada o un pastelito en el desayuno, una buena opción sería una ensalada de frutas o combinar huevos con vegetales. Otra alternativa para incluir en otras comidas podrían ser los caldos, ya que ayudan a compensar la energía consumida durante el día, mientras preparan al organismo para recibir otros alimentos. 

Disminuye el consumo de café. Sí, sabemos que el café es el despertador universal que nos ayuda a enfrentar cada nuevo día con una mejor actitud, sin embargo, consumirlo en exceso puede traernos más consecuencias que beneficios. Cuando tomamos mucho café y disminuimos el consumo de agua podemos ocasionar que nuestra productividad disminuya, nos ponemos más nerviosos y provocamos un choque de energía cuando llega la tarde. En este caso lo recomendable es tomar una cantidad justa de café y no te olvides de consumir agua, ya que esta es crucial para la productividad y la salud óptima.

Mantenlo simple. Acá no es necesario pasar horas y horas en la cocina diseñando un plan de recetas propias de un restaurant francés, lo ideal es mantener las cosas simples, pero siempre pensando en lo saludable. La clave es la organización. Si, por ejemplo, consumes los mismos alimentos durante la semana, intenta comprar esos alimentos y tenlos en la nevera para que sepas qué cocinaras e incluso puedes optar por cocinar por adelantado y almacenar las comidas en viandas para aprovechar el tiempo libre para descansar. Ten a la mano los ingredientes que te funcionen.

Tu cuerpo tiene algo que decirte. Esto es esencial saberlo, ya que muchas veces ignoramos las señales que nos da nuestro cuerpo porque estamos muy ocupados para escucharlo. Sigue tu intuición y nota lo que sucede una vez que has comido tus alimentos, determina cuáles de ellos te caen bien y cuáles no. Lo que le funciona a tu cuerpo puede ser muy diferente de lo que les funciona a otras personas. Evita caer en dietas estrictas que al final no te generan beneficios.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/habitos-alimenticios-que-ayudaran-a-la-productividad-de-tu-cerebro

Carlos RojasCarlos Rojas
Carlos Rojas
No Comments

Deja un comentario