¿Te ha pasado que luego de poner al día tu currículo, de activar tus energías en la búsqueda de empleo y de postularte en las ofertas acordes a tu profesión y  expectativas, no consigues que te convoquen para una entrevista o te devuelvan la llamada?

Quizás se deba a que muchas veces nos enfocamos en enviar el currículo a todas y cada una de las ofertas que llegan a través de los portales de empleo sin tomar en cuenta cuáles son los meses propicios para postularse. En muchas ocasiones las contrataciones van a depender del proceso de selección que maneje cada empresa y de los requerimientos que tengan en un determinado momento. A continuación, te dejamos unas pequeñas pistas.

Enero, febrero, agosto y septiembre suelen considerarse los mejores meses para optar por un cargo en alguna empresa, puesto que de cierta manera es cuando se abren nuevas etapas, nuevos objetivos y nuevas metas en al ámbito empresarial.

Durante los meses de agosto y septiembre, también suelen abrirse nuevas plazas que quizás hasta ese momento no estaban contempladas dentro del programa. Es importante estar atentos ante las ofertas que surjan en estas semanas.

Es fundamental tener en cuenta que, si estás interesado en una contratación temporal para tener un extra de liquidez monetaria en tu cuenta, los meses adecuados para lograrlo son mayo y junio, debido a que muchas veces los reclutadores buscan candidatos que puedan cubrir una labor específica en un tiempo determinado.

Sin embargo, aunque dicen que abril, julio y diciembre son los meses menos recomendados a la hora de buscar empleo, debido a algunas temporadas y vacaciones escolares, hay empresas que de acuerdo con sus necesidades generan ofertas que pueden ser aprovechadas por quienes estén en la búsqueda de una nueva oportunidad laboral. Lo importante es que concentres tus esfuerzos de acuerdo a tus necesidades y aspiraciones.

Fuentes: www.modelocurriculum.net – www.universia.es

¿Te gusta lo que lees?

Compártelo y coméntalo por tus redes

Categorías: Mi carrera