Confía en ti y repítete “sí puedo” – Blog de Empléate
fade
5658
post-template-default,single,single-post,postid-5658,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Confía en ti y repítete “sí puedo”

El que diga que siempre se ha sentido seguro consigo mismo y con lo que está haciendo, está mintiendo. Como seres humanos solemos atravesar por diversos momentos donde nos podemos sentir completamente satisfechos y confiados de nuestras habilidades, capacidades y aptitudes, así como otros momentos donde sentimos que todo va mal, que no avanzamos o que no estamos capacitados para asumir nuevos retos y responsabilidades, es decir, dudamos de nosotros mismos.

Si bien es usual que esto suceda, con más frecuencia de la que pensamos, lo cierto es que hay maneras de evitar que el sentimiento de inseguridad y desconfianza hacia nosotros mismos nos invada. A continuación, mencionamos algunas recomendaciones que pueden ser de mucha ayuda para reforzar la confianza, superar las inseguridades y decirnos “sí puedo”.

Participa más. Muchas veces sentimos que es mejor quedarnos callados por temor a decir algo que no le agrade a los demás o que no se ajuste a la manera de pensar del otro, sin embargo, esto es un error, ya que, como dicen por ahí, cada cabeza es un mundo y está bien que tengamos diversos puntos de vista y que podamos compartirlos con otros, sobre todo, cuando se trata de reuniones laborales o, incluso, cuando hablamos de compartir entre compañeros de trabajo y otros grupos sociales. Sin duda, de ese escenario pueden surgir conversaciones que pueden llegar a ser muy nutridas y fortalecedoras.

Evita que el miedo se apodere de ti, por ejemplo, cuando vas a tener una reunión de trabajo o vas a realizar una presentación importante ante tus superiores. Intenta dejar de lado los pensamientos negativos que te dicen que algo puede salir mal, ten confianza en que si sabes del tema del cual vas a exponer, lo más seguro es que todo salga bien. Anímate a intervenir y si tienes algo importante que decir, lánzate al ruedo y hazlo; ser un simple espectador no es la mejor opción.

Fíjate en lo que hacen otros. No se trata de copiar a un tercero o imitar su manera de actuar, sino de tomarle como referencia para nutrirnos de su confianza y valentía al momento de enfrentar los momentos y situaciones desafiantes. Una de las maneras más sencillas de lograr esto es fijándonos en las personas que trabajan con nosotros, esas que han logrado asumir funciones que estaban por encima de sus competencias o que en algún momento tuvieron que reemplazar a un colega, gracias a sus aptitudes y potencial. Y no se trata de que esas personas no llegaran a sentir miedo o temor al momento de tener que asumir ese nuevo rol, sino que, a pesar de ello, lograron ser más fuertes y dejaron el miedo de lado.

En ocasiones el género llega a influir en si estamos preparados o no para una nueva labor. Algunos estudios demuestran que cuando se trata de solicitar un ascenso o aumento de sueldo, los hombres son los que más suelen postularse, aunque no tengan todos los requisitos o méritos que requiere un determinado cargo, mientras que las mujeres suelen pensar que están menos preparadas para asumir una responsabilidad más grande o nuevas funciones, ya que se sienten por debajo de esas competencias. En el caso de estar frente a esta situación, lo recomendable es recordar que cuando se nos contrata o se nos asciende, generalmente se debe al potencial que tenemos para aprender cosas nuevas que nos permitan desempeñar nuevas labores, no porque ya las sepamos y seamos un as capaz de hacer todo y más a la perfección. Prueba a ser más exigente contigo mismo y enfócate en lo que deseas alcanzar, deja de lado el género y créete que puedes hacer lo que te propongas.

Confía en lo que expresas a los demás. Es probable que al momento de expresar algunas ideas acerca de un tema en específico del cual tenemos dominio, sintamos temor de si realmente los demás nos están siguiendo el paso. Cuando esto suceda, es fundamental tratar de mantener el foco para evitar sentirnos desmotivados o con poca confianza, ya que podemos caer en divagaciones y terminemos empleando un lenguaje devaluador hacia nosotros mismos al hacer preguntas a los demás como, por ejemplo, ¿se entiende lo que digo? Ese tipo de frases pueden hacer que el receptor sienta que no estamos seguros de lo que decimos o que tal vez la información que presentamos carece de un basamento teórico fuerte.

Es fácil caer en este tipo de situaciones, pero está en nosotros evitarlas al máximo, tal vez al emplear frases y preguntas más abiertas que denoten más seguridad en nosotros mismos y que llamen a la reflexión de los oyentes como, por ejemplo, ¿qué les parece?, o ¿qué preguntas tienen? De esta manera se promueve el diálogo y mantenemos el interés de nuestra audiencia.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/3-tips-para-tener-mas-confianza-en-nosotros-mismos-en-el-trabajo

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
2 Comments
  • sean xiao

    La lectura de este artículo me inspiró mucho, muchas gracias por escribir un artículo tan bueno, definitivamente seguiré tu blog y leeré cada artículo que escribas.

    8 noviembre, 2020 at 3:02 am Responder

Deja un comentario