Cómo ser un buen jefe – Blog de Empléate
fade
755
post-template-default,single,single-post,postid-755,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Cómo ser un buen jefe

jefeCuando tienes un cargo supervisorio, suele ser común que tengas en mente esa pregunta: ¿cómo puedo ser un buen jefe?

La respuesta es compleja, pero no por ello imposible de esbozar.

Compartimos estas claves para ser buen jefe:

Un buen jefe es respetuoso y de buen comportamiento

El jefe es, aun sin quererlo, un modelo a seguir.

Si no cumple con los plazos pactados, si llega tarde a la oficina, si todo el tiempo está desaliñado y con mal aspecto, fomentará el mismo comportamiento entre sus empleados.

Sin exageraciones, un jefe siempre debe estar bien vestido (aseado y de acuerdo con su cargo) para dar el ejemplo. También debe honrar sus promesas y hacerle saber a su equipo con este comportamiento que ese es el tipo de compromiso que se espera de cada uno de ellos.

Un buen jefe fomenta la participación y la formación

Un buen jefe conoce el mercado en que se desenvuelve, y sabe que es cambiante, Por eso, a pesar de su preparación, siempre debe estar abierto a escuchar las ideas de sus colaboradores, por lo que siempre fomenta la participación.

¿Cómo afrontarías este reto? ¿Alguien tiene una idea para reducir costos en este proceso? Preguntar y abrirse al diálogo no solo es una manera de buscar soluciones creativas, sino también de estrechar lazos con el equipo.

De igual manera, también entiende que en entornos cambiantes la preparación es esencial, por lo que se actualiza constantemente y además diseña programas de capacitación para que sus colaboradores también tenga la oportunidad de adquirir nuevas competencias.

Un buen jefe guía, orienta… pero también critica

Sin la crítica no podemos saber en qué hemos fallado o cómo podemos hacer mejor nuestro trabajo. Muchos piensan que un buen jefe es ese que jamás alza la voz o que nunca señala un error… ¡falso! Si nunca señalas los errores de tus colaboradores, ¿cómo ayudarlos a que mejoren?

Lo que sí es cierto es que debes estar dispuesto a tomar el tiempo que sea necesario con cada miembro de tu equipo para entender las causas de las fallas que cometen y tratar de conseguir soluciones u oportunidades de mejora.

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario