Cómo lidiar con comportamientos tóxicos en el trabajo. – Página 4377 – Blog de Empléate
fade
4377
post-template-default,single,single-post,postid-4377,single-format-standard,paged-4377,single-paged-4377,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Cómo lidiar con comportamientos tóxicos en el trabajo.

Parecerá extraño, pero cuando hablamos de relaciones tóxicas muchos las asociamos con las relaciones sentimentales, en este caso hacemos mención a aquellas personas que son tóxicas, pero en el campo laboral. De hecho, se calcula que en torno al 5% de los trabajadores tienen actitudes tóxicas, según un estudio realizado en Harvard Business School.

Este tipo de personas tienen tanto impacto, que son capaces de destruir el ambiente de trabajo y la motivación del resto de los compañeros. En dicho estudio, realizado en Estados Unidos, se estima que las pérdidas que producen los comportamientos tóxicos de un profesional son de 12.500 dólares al año, frente al beneficio de 5.300 dólares de un trabajador brillante, estos datos están hechos en el mercado del “despido libre”, por lo que en las organizaciones donde no sea tan fácil es posible que la cifra fuera superior. Por ello, se necesita poder abordar estas situaciones rápidamente, para que los problemas no se enquisten.

El primer paso consiste que debemos considerar es saber identificar un comportamiento tóxico. Aquí te presentamos los más comunes en las organizaciones:

* El escaqueador: el que evita una tarea u obligación.

* El pesimista: al que todo le parece mal.

* El criticón: el que todo lo cuestiona.

* El manipulador: el que le da la vuelta a las cosas a su conveniencia.

* El cizañero: capaz de mentir o acusar a un compañero para ganarse el favor del jefe.

En este punto es importante saber si la actitud que tiene es algo puntual o es una característica estructural. Puede ser que esté viviendo un periodo de mucho trabajo y se queje por ello. Sin embargo, los comportamientos tóxicos son constantes, independientemente de la posición o del momento que esté pasando la empresa.

Segundo, hay que conversar con la persona y exponer el problema. Se debe evitar el ir por la espalda, criticar al otro y cansar al resto de la propia situación, lo que lleva a una actitud tóxica, también. Hace falta afrontarlo y mantener una conversación, que muy probablemente será difícil. De hecho, según el estudio de Harvard, hay muchas personas con comportamientos tóxicos que se caracterizan por un alto egocentrismo, confianza y seguimiento pulcro de las reglas, lo que provoca que sean poco dados a cuestionarse a sí mismos. Esta conversación requiere valentía para hablar y valentía para escuchar.

Tercero, si no ha habido éxito con la conversación anterior y si la situación es insoportable, hay que buscar ayuda y hablarlo con el jefe. A veces se piensa que un problema de este calibre no debe llegar a los superiores y así no parecer un “chismoso”, pero nos equivocamos. Este tipo de actitudes dañan, ya lo hemos dicho. Por eso, es una responsabilidad de todos ayudar a que se puedan resolver.

Si a pesar de haberlo dicho, no hay reacción por cualquier motivo, nos quedan las opciones que están en nuestras manos, más allá de cambiarnos de departamento o empresa, si fuera viable, tenemos la alternativa de entender al otro como un maestro. Alguien que nos molesta nos enseña algo, aunque sea paciencia o entrenar nuestros propios límites. En la medida que tomemos perspectiva, podemos relativizar lo ocurrido.

Por: Reiter

Fuentes:

https://negocios.uncomo.com/articulo/como-lidiar-con-gente-toxica-en-el-trabajo

https://elpais.com/tag/gestion_empresarial

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario