Aprendizajes de la crisis – Blog de Empléate
fade
5584
post-template-default,single,single-post,postid-5584,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Aprendizajes de la crisis

Por ahí dicen que las situaciones de crisis, más que momentos amargos, nos dejan aprendizajes que nos moldean hacia un mejor camino y nos hacen replantearnos la realidad y cómo veníamos haciendo las cosas hasta ahora. En esta “nueva normalidad” las personas han tenido prácticamente que reinventarse para poder seguir adelante, haciendo frente a los nuevos desafíos.

Desde el punto de vista financiero, la crisis sanitaria ha llevado a las personas a aprender de la manera difícil, sin embargo, muy a pesar de lo complicado de la situación, cada lección debe agradecerse porque, después de todo, ha vuelto a las personas un poco más sabias. A continuación, mencionamos algunas de las lecciones que nos ha dejado esta crisis.

Pensar que nada cambiará lleva a tomar decisiones poco acertadas. Es una lección que se ha tenido que aprender a la mala, por usar una expresión, ya que muchos empresarios y emprendedores al sentir que todo marchaba bien e iba viento en popa, inconscientemente sintieron que no había motivos para preocuparse, y mucho menos pensar que se anunciaría un estado de pandemia que voltearía las cosas radicalmente y casi de un día para otro. Muchos tomaban decisiones financieras como si nada pudiera cambiar: gastaban más, acumulaban deudas, hacían inversiones más riesgosas y ahorraban menos. Con todo este cambio, los empresarios han comprendido que deben ser más sabios y más comedidos al momento de llevar las riendas de su organización para asegurar su permanencia en el tiempo, evitando sucumbir.

El ahorro es lo primordial. Básicamente a través de la creación de un fondo de emergencia que permita contar con un capital adicional que ayude a solventar situaciones inesperadas que deben ser resueltas lo antes posible. El punto clave acá es estar preparados y tener presente que este tipo de situaciones se van a presentar, tarde o temprano, ya que la economía se mueve y el mundo cambia constantemente. Ahorrar capital te ayudará a salir adelante cuando los ingresos son bajos o casi inexistentes. Pero, ¿cuánto se debería tener ahorrado? Obviamente todo va a depender del país y de cómo se encuentre la economía en ese momento, sin embargo, una medida general es tener ahorros que te permitan subsistir de tres a seis meses sin mayores inconvenientes.

Tener otras entradas de dinero hará la diferencia. De este modo las personas podrán contar con varias alternativas que les generen ingresos adicionales que les ayuden a hacer frente a la situación de crisis. Son diversas las razones por las que muchas personas buscan tener más fuentes de ingresos, ya sea para pagar deudas, ahorrar para el futuro o para comprarse cosas que necesite. Las múltiples fuentes de ingresos nos permiten alcanzar nuestras metas financieras en tiempos de crisis y nos ayudan a superar los momentos difíciles de la economía. Son una excelente oportunidad que vale la pena considerar hoy más que nunca.

Evitar las deudas. Es fundamental para poder enfrentar la situación de crisis sin tener la carga mental de las deudas por pagar. Cuando atravesamos por tiempos financieros difíciles, la carga se siente aún más pesada. Tenemos menos dinero para pagar las facturas, y la acumulación de recargos e intereses hace que la deuda sea aún mayor. Ahorrar para el mañana requiere de mucha decisión y fortaleza.

Tener un margen financiero es crucial. Para esto es importante tratar de visualizarnos un poco más allá de la situación actual en la que nos encontramos y vivir solo de la quincena no nos ayudará en esta visualización. Una recomendación es tratar de aprender a mantener nuestro nivel de vida existente mientras aumentan nuestros ingresos. No podemos permitir que el número en nuestro pago determine la cantidad que gastamos.

Ser luz en la oscuridad. Esto se refiere a que en los momentos de crisis hay quienes necesitan más ayuda que nosotros mismos, y es en estas situaciones cuando servir de apoyo para otros tiene mayor peso. Los actos de generosidad impactan en la vida de los demás de manera positiva y lo que hacemos con los recursos que tenemos es importante para los demás y para nosotros, por ello debe ser una prioridad financiera para todo.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/7-lecciones-financieras-que-la-crisis-nos-deja

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario