Existen muchas características que hacen al ser humano ser quien es y que forman parte de su naturaleza. Una de ellas es la capacidad de negociación que, aunque en ocasiones pase desapercibida, siempre está allí para tratar de buscar un beneficio personal o común. Por ello es crucial que las empresas y emprendedores tengan y dominen algunas habilidades de negociación para poder mantenerse en el mercado.

Gran parte del éxito que alcanzan quienes deciden emprender un negocio, se debe a que saben vender sus ideas al público. Y esto, sin duda, se da porque saben negociar como una estrategia que busca alcanzar un ganar para todos. A continuación, te damos algunas recomendaciones que puedes tomar en cuenta y ponerlas en práctica en una próxima reunión. 

Infórmate sobre los detalles. Es una de las primeras cosas que debes tener presente. Es necesario que tengas la mayor información acerca del interlocutor y su negocio, ya que mientras más conozcas a la persona y la empresa que maneja, mayor serán las posibilidades de estructurar una mejor propuesta, además de conocer más a fondo las fortalezas y debilidades que tiene tu empresa y de la competencia.

Habla con el indicado. Trata de estar seguro que llegarás a acuerdos con alguien que sepas que está capacitado para tomar decisiones. No te servirá de nada que expongas todo lo que tienes que decir con alguien que no tenga peso dentro de la compañía. De otra manera solo lograrás perder tiempo y esfuerzo valioso.  

No improvises. Corres el riesgo de generar una mala impresión que será muy difícil de borrar. Cuando inicias una negociación sin haberte preparado y sin saber el punto al que quieres llegar, caes en un grave error. Lo mejor que puedes hacer es organizar tus ideas y cuidar los detalles, de esta manera podrás alcanzar una negociación exitosa. 

Dale oportunidad a la otra persona para que se exprese. Esto es sumamente importante, recuerda las normas del buen hablante y del buen oyente. Tratar de acaparar toda la atención, en lugar de hacerte parecer proactivo, te hará lucir egoísta. La otra persona debe sentirse en confianza y saber que no tienes temor a negociar. Se ha demostrado que, si dejas que el otro hable más, puedes alcanzar más acuerdos que te beneficien. 

La creatividad es esencial. Quizás sea una de las habilidades más importantes. Trata de vender tu idea al interlocutor de una manera novedosa y tan factible que no te puedan dar un no como respuesta. Al ser proactivo estás más atento a las posibles respuestas negativas para poder actuar y hacer una contrapropuesta.

No caigas en temas controversiales, cree en lo que haces. Cuando negocias es necesario procurar un ambiente agradable donde los temas controversiales queden por fuera. Evita hablar de política o religión. La idea es crear nexos con esta persona y llevarla al sendero de la negociación que los beneficie a ambos. Cuenta alguna anécdota de ti mismo que genere cercanía y confianza. Cree en ti, trata de lucir entusiasta y muestra que tienes seguridad en ti mismo.

Por: GGBA

Fuente: http://bit.ly/2pEXzq0

 


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: