Siempre es un reto comenzar un nuevo empleo, sobre todo si la oportunidad se presenta a inicio de año. Dependiendo de cómo lo afrontemos, podemos hacer que nuestros objetivos se materialicen. Una de las cosas más importantes es tener un buen aterrizaje dentro de la nueva empresa, para esto te recomendamos prestar mucha atención a las sugerencias que te daremos a continuación.

Es importante conocer para quién trabajarás, investigar acerca de la empresa para saber cómo fueron sus inicios, su proceso evolutivo hasta ahora y su trato hacia el personal. Además, pregunta e indaga lo que se espera de ti en cuanto a desempeño laboral. Saber el mayor número de detalles, jamás estará de más.

Una vez en la oficina, es normal que las personas suelan alinearse en determinados grupos que ya estén conformados, sin embargo, trata en lo posible de cultivar relaciones con las personas más positivas de la empresa, de esta manera evitarás involucrarte en comentarios habituales de desánimo o quejas que pueden traerte consecuencias un tanto negativas.

Mantén una comunicación fluida con tus colegas y superiores, además procura estar dispuesto a ofrecer soluciones a los problemas que se presenten tanto en tu área de trabajo como en la de tus compañeros. Siéntete libre de pedir ayuda cuando realmente la necesites, recuerda que somos humanos y eso demostrará humildad de tu parte.

Cumple al máximo con los horarios establecidos por la empresa, es mejor llegar 10 minutos antes e irte 10 minutos después, que lo contrario. Además, si presentas algún inconveniente de salud, siempre es importante que lo sustentes con soportes médicos y, por el contrario, si por algún factor externo no logras llegar a la oficina, trata de salir de las tareas pendientes desde tu casa.

Diseña un plan profesional donde contemples metas y objetivos claros de lo que aprenderás, tus habilidades y hasta dónde quieres progresar. Participa en acciones de capacitación y establece relación con profesionales del sector, incluso fuera de tu ámbito laboral. Sé participativo.

Utiliza las redes sociales con prudencia. Asegúrate que la información personal visible refleje una imagen profesional de ti. Trata de establecer vínculos fuertes y ayuda o recomienda a personas que estén en otros puestos o desempleados a quienes conozcas y con quién tengas confianza.

Fuentes: www.ef.co.ve – http://www.bolsamania.com

¿Te gusta lo que lees?

Comenta y comparte a través de las redes.