¿Eres adicto a tu celular? Tal vez sufres de tecnoestrés – Blog de Empléate
fade
4668
post-template-default,single,single-post,postid-4668,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Eres adicto a tu celular? Tal vez sufres de tecnoestrés

En la actualidad es usual que pasemos mucho tiempo conectados a algún dispositivo tecnológico y que incluso transcurran varias horas sin que nos percatemos que hemos estado sumergidos en un mundo paralelo. Si es tu caso, quizás podrías estar padeciendo de tecnoestrés, pero ¿sabes de qué se trata todo esto? Una definición sencilla podría ubicar a este término como una adicción, pero realmente es algo que va un poco más allá.

El tecnoestrés es una condición psicológica que se genera al usar de manera excesiva las herramientas de tecnología de la información y comunicación (TIC), básicamente cuando se dedican largos períodos de tiempo a usar el teléfono celular, la computadora o algún otro dispositivo similar para saber qué hay de nuevo en las redes sociales.

Saber si estamos obsesionados, por ejemplo, con el uso del celular, es sencillo, basta con tomarnos un instante que nos permita detectar si lo desbloqueamos a cada minuto, si dormimos al lado de él sin apagarlo, incluso si respondemos los mensajes que nos llegan al estar caminando por la calle o si nos ponemos ansiosos cuando se va la conexión de internet.

Sin darnos cuenta esto produce un desgaste físico, mental y emocional que a primera vista no se percibe, pero que influye de manera negativa en nuestro ánimo y rendimiento. Es probable que sintamos fatiga, dolor de cabeza y cuello, inconvenientes para poder concentrarnos, molestias musculares e incluso dificultades para dormir de manera regular. Ante esto la mejor alternativa es reflexionar y saber qué podemos hacer para evitar caer en el tecnoestrés, y si ya lo padecemos, tratar de disminuirlo al máximo.

Existen diversos tipos de tecnoestrés: tecnofatiga, tecnoadicción y tecnofobia. A continuación, explicamos un poco acerca de cada uno.  

Tecnofatiga. Se presenta cuando la mente se agota luego de recibir mucha información a través de internet. Esto hace que sea difícil entender muchas cosas, retener nueva información y la concentración es prácticamente nula. La persona se siente muy cansada, con la vista agotada y con colores de cabeza.

Tecnoadicción. Cuando las personas sienten que necesitan conectarse a internet, utilizarlo a cada momento y durante mucho tiempo. Las redes y los avances tecnológicos son lo fundamental para estas personas por lo que usualmente crean hábitos de dependencia.

Tecnofobia. A diferencia de los anteriores, esta se refiere al rechazo que se siente por la tecnología y quienes la padecen rehúsan a toda costa utilizarla, quizás porque sienten que no tienen las competencias para manejarlas. Esto causa ansiedad y hasta mal humor porque se sienten amenazados.

Algunas recomendaciones para prevenirlo:

  • Trata de disminuir la cantidad de tiempo que pasas en internet.
  • Tómate al menos 10 minutos para desconectarte mientras tengas que usar una computadora.
  • Pon en práctica algunos ejercicios de meditación y de relajación.
  • Si tienes la opción de leer libros impresos en lugar de digitales, hazlo. Trata de escribir a mano algunas cosas que deseas recordar, memoriza algunos números telefónicos y usa lo menos posible el celular.
  • Si estás en la oficina trata de mantener una postura erguida mientras estés sentado y levántate de vez en cuando y camina para activar la circulación.
  • Si te da temor la tecnología piensa que una opción es pedirle a alguien de confianza que te enseñe cómo usarla, verás que son más los beneficios.
  • Evita llevar tu dispositivo móvil a todas partes y si estás compartiendo con amigos y seres queridos, guárdalo.
  • Es recomendable dejar de mirar el celular y la televisión al menos 2 horas antes de dormir.

Por: GGBA

Administrador de ContenidoAdministrador de ContenidoAdministrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario