5 claves para hacer un currículo si no tienes experiencia laboral

Cómo crear un CV si no tienes experiencia

Cómo crear un CV si no tienes experiencia

Crear un currículo parece una tarea sencilla: colocas tus datos personales, los estudios que has realizado, los títulos que has obtenido y tu experiencia laboral. ¿Y si no tienes ninguna experiencia laboral? ¿Qué ocurre cuando no te has graduado o cuando apenas comienzas tu carrera y buscas tu primer empleo?

No te preocupes. Hay modelos de currículo que se ajustan a la búsqueda del primer empleo y en este artículo te vamos a contar cómo hacer uno. Sigue leyendo.

Los especialistas en selección de personal recomiendan para los recién graduados (o estudiantes) sin experiencia el modelo de currículum  “funcional”, orientado a enfatizar las habilidades, capacidades y aptitudes del candidato para desarrollar con éxito un determinado puesto de trabajo.

A diferencia del currículum cronológico, el funcional distribuye la información por temas., competencias y áreas de trabajo, sin tener que publicar empresas en las que has laborado sino proyectos en los que has participado, que incluyen desde voluntariado, hasta actividades extracurriculares.

Las habilidades que comúnmente son mejor valoradas entre reclutadores están la flexibilidad, entusiasmo, creatividad, afán por aprender o capacidad para trabajar en equipo.

Habiendo revisado el panorama general del currículo recomendado para ti cuando no tienes experiencia, revisemos los 5 puntos clave que no deben faltar en tu CV funcional para destacar en un proceso de selección…aunque no tengas experiencia:

  1. Tus datos de contacto. Debes asegurarte de que sea fácil entrar en contacto contigo. Actualiza tu correo-e, número celular y fijo y tu dirección de residencia.
  2. Tu fotografía. No todos los reclutadores exigen una foto, pero si decides colocarla, cuida que sea de buena calidad (que sea de buen tamaño y que no esté pixelada). Debes salir solo, de frente o tres cuartos y nunca utilizar una fotografía que en entornos sociales sería aceptable pero que en el entorno laboral sería vista como poco profesional (fotos de fiestas, en la playa, con disfraz, etc.)
  3. Tus estudios. No trates de extender esta sección indicando dónde hiciste tus estudios iniciales. Basta con que coloques dónde cursaste educación secundaria y universitaria (aun cuando esté en curso), y todos los talleres, seminarios y cursos de capacitación a los que has ido, con sus respectivos soportes (disponibles a demanda).
  4. Tus habilidades y competencias. Sé sincero y destaca las cualidades que mejor te describen cuando realizas algún proyecto: capacidad de trabajar bajo presión, trabajar bien en equipo, puntualidad, etc. Si bien quieres mostrar lo mejor de ti, debes ser transparente, ¡no inventes!
  5. Recomendaciones. Las habilidades no deben ir solas, puesto que en muchos casos se trata de apreciaciones subjetivas (“soy dinámico”), y resulta conveniente que alguien las valide. Es por ello que debes incluir recomendaciones de tus profesores y tutores. Ellos sabrán indicar tus mejores cualidades y los puntos en los que debes trabajar basándose en tu desempeño en los proyectos en los que participaste con ellos.

No te asustes si obtienes un documento corto: los currículos deben ser breves. Cuando tengas experiencia, mantén esto en mente y haz que el currículo crezca en calidad, no en cantidad, eligiendo un modelo cronológico en el que muestres el impacto que has tenido en los empleos anteriores (qué lograste en cada cargo, más que las funciones que realizaste).

Y para terminar, nunca olvides revisar la ortografía (¡debe ser impecable!), el formato (que sea fácil de leer, que esté bien estructurado. Si te registras en portales de empleo como Empléate, la plantilla de currículo te lo facilita), los idiomas que hablas y si tienes disponibilidad para trabajar en horarios poco habituales (algo que resulta atractivo a muchos reclutadores y que quizá tú puedas ofrecer por no tener otras obligaciones).

¡Éxito en tu búsqueda laboral!

Leave a Reply